‘Escolta’ en LSC GAC honorífico en L’Alternativa 2014

 

Hoy es un gran día para mi y para ‘Escolta’

En el festival de l’Alternativa acaban de concederle a ‘Escolta’ el GAC honorífico al mejor cortometraje de la sección Panorama. Para celebrarlo, este fragmento del cortometraje producido por producciones Doble Banda.

Felicidades por este bonito premio a todas las personas que lo han hecho posible y muy especialmente a las personas que habitan y construyen a diario la Escuela Municipal Tres Pins. Naturalmente este premio también es suyo!

‘Escolta’ es un trabajo documental realizado en LSC y lengua oral catalana, subtitulado para personas oyentes y sordas. Si quieres saber más acerca de Escolta o ver otros fragmentos de la película: ‘Escolta’ en Cinema Jove“Ser sordo no significa Ser mudo” Debate“Ser sordo no significa Ser mudo” Debate 2

 Foto 5 bajaFotograma del cortometraje ‘Escolta’ producido por Doble Banda

“Ser sordo no significa Ser mudo” Debate 2:

El pasado jueves tuvo lugar el estreno de ‘Escolta’ en el festival de l’Alternativa de Barcelona. Precisamente ese día, inicié en este blog la recopilación de unas reflexiones y diálogos que mantuve, en FB y entre otras personas, con Carlos Manuel Sánchez García acerca de la relación entre la lengua de signos y la lengua oral y sobre algunas apreciaciones importantes e interesantes que él me hacía tras la lectura del artículo Ser Sordo no significa Ser mudo; un artículo que publiqué hace unos años en este mismo blog y que acompañé de una entrevista filmada a Pepita Cedillo y Rosó Folqué hablando del corto “Oblidant a Nonot”, (Premio del público en l’Alternativa 2011, Premio Ciudad de Alcalá en Alcine 2011 y Mejor corto en LS en Cinemóbile de Sevilla).

oblidant a NONOT 1-11.indd

Póster de ‘Oblidant a Nonot’ Cortometraje producido por Doble Banda

Como apuntaba y después del artículo “Ser sordo no significa Ser mudo” Debate 1. aquí sigue otra de las críticas de Carlos Manuel Sánchez García a algunas de las reflexiones que yo hacía en aquel artículo acerca, entre otros aspectos, de la lengua oral. Más abajo algunas alegaciones que hice a sus palabras, que vaya por delante, son palabras que me han hecho pensar mucho:

– Oblidant a Nonot. El peligro de las medias verdades. O Las buenas intenciones y el infierno. “Oblidant a Nonot es una película que pretende mostrar aspectos relevantes de la vida de una niña sorda que asiste a una escuela donde comparte el aula con niños oyentes.” La intención de la película, en palabras de su realizador… Sin embargo, el mensaje abre un gran espacio a una errónea apreciación de la vida de una persona sorda, porque dice verdades a medias, que como se sabe, son tanto o más nocivas que las propias mentiras. Mis comentarios van dirigidos a prevenir y a alertar acerca de este tipo de mensajes, sin cuestionar en modo alguno la ética de sus emisores, y sí poner de manifiesto las consecuencias del manejo de una inadecuada información. Así habla el realizador de sus personajes: Diana, la protagonista; Laura, su amiga; la madre de Diana, y la logopeda. Empecemos por Diana, una niña de alrededor de 9 años. En palabras del realizador: “Diana, en concreto, tiene una sordera media, pues no todas las personas sordas tienen el mismo grado de sordera… Si tienes una sordera media, como en el caso de Diana, puedes oír bastante y tienes facilidad para aprender palabras y comunicarte oralmente… Diana ha tenido la posibilidad de aprender con relativa facilidad las dos lenguas, la oral y la lengua de signos”. Es cierto que si se tiene una sordera media (hipoacusia) se puede oir bastante y se tiene facilitad para aprender palabras… Pero ¡cuidado! Aprender palabras no es lo mismo que aprender una lengua. Y eso de comunicarse oralmente es muy relativo, porque son muchos los sordos que pueden comunicar oralmente en un contexto concreeto, pero que no tienen en absoluto la capacidad de manejar la lengua oral en un nivel de abstracción propio de toda lengua. Los niños sordos en estas condiciones, no son bilingües en modo alguno, son semilingües en español y son también semilingües en lengua de señas si no han tenido la oportunidad de hacer suya la lengua de señas en las condiciones necesarias para que esa lengua permita una comunicación irrestricta y el enriquecimiento del pensamiento. Entonces, es un error decir que “Diana ha tenido la posibilidad de aprender con relativa facilidad las dos lenguas, laoral y la lengua de signos”. Diana puede conocer muchas alabras de la lengua oral, que puede articular de manera más o menos inteligible. Pero está muy lejos de haber podido aprender, y mucho menos “con relativa facilidad” la lengua oral. Esa ha sido la tragedia de los hipoacúsicos a quienes se pretendió “oralizar” sin éxito alguno con la metodología oralista, de tan triste memoria. Porque, una vez más lo digo, no importa “cuánto” oye en términos cuantitativos, sino “qué es lo que oye o de oir”. Porque si oye muchísimos sonidos, menos los del habla, ese niño con sordera media jamás podrá aprender a hablar, mientras que si oye muy pocos sonidos, pero precisamente los que oye son los sonidos del habla, ese niño con sordera média sí podrá aprender a hablar.

A partir de aquí siguen las alegaciones a las que hacía mención y que hice en su día en mi página de FB:

Pablo García: Hola Carlos Manuel Sánchez García aunque creo que haces una lectura muy sesgada de mi artículo, que no de mi película ‘Oblidant a Nonot’ que no has visto, te animo a que escribas tus apreciaciones en mi propio artículo pues me parece bonito que si alguien acude al mismo, conozca también tu mirada.
Por otro lado, Carlos Manuel Sánchez García, pones en mi boca palabras que no he dicho pues ‘Oblidant a Nonot’ NO es una película sobre una niña sorda ES una película sobre una niña. Menos aún “es una película que pretende mostrar aspectos relevantes de la vida de una niña sorda que asiste a una escuela donde comparte el aula con niños oyentes”.
La película es una ficción y sólo aparecen niños sordos. Los pocos oyentes que aparecen lo hacen de lejos jugando en el patio y cuesta identificarlos. Te animo pues a que, si llegas a ver ‘Oblidant a Nonot’, dejes también tus apreciaciones en la página de Vimeo. https://vimeo.com/ondemand/7862

 

Y aquí te adjunto, Carlos, algunos párrafos de mi artículo, que has obviado, en los que explico porque surge la película y en los que hablo, como no podía ser de otra forma, del valor indiscutible y primordial de la lengua de signos: “Y de ahí mi aproximación al mundo de las personas sordas pues ellas tienen la gran virtud de comunicarse, entre otros medios, con las manos. Una comunicación visual tan infinita y extensa, como compleja y maravillosa. Esa manera de comunicarse me fascinó y me pareció que era una forma de lenguaje muy rica, no sólo para las personas que la utilizaban, sino también para poder satisfacer esa búsqueda creativa que tanto me fascina y de la que espero seguir siempre enamorado.” “Y precisamente, porque la lengua de signos es la lengua materna y natural de Laura es muy importante que ella haya aprendido desde muy pequeña la lengua de signos pues así, enseguida, ha podido comunicarse con sus padres y con otros muchos niños y niñas que, como ella, usan la lengua de signos.”

Vuelvo a recordar el artículo por si alguien quiere dar sus puntos de vista.

 

Por último, pedirte disculpas, pues soy consciente de que mi aproximación al mundo de los sordos es la de un oyente que desconocía profundamente ese mundo. Te pido disculpas, también, si he escrito algún comentario en el que pueda dar la sensación de estar defendiendo una educación oralista, todo lo contrario, desde que entré a compartir experiencias con personas sordas, creo profundamente en la lengua de signos y en la importancia de su existencia, en su defensa y en su aprendizaje. Naturalmente, soy capaz de imaginarme un mundo de personas sordas sin la lengua oral, jamás se me ocurriría imaginarme un mundo de personas sordas sin la lengua de signos.

A.A.A.S: ole ole. me encanta lo que piensas. soi oyente , mama de niño sordo. a uer si xateamos. soi la creadora del grupo y mama del tres pins. me parece fascinante tu postura ante el lengua de signos y que seas oyente. espero que sigas defendiendo este idioma y que te hagas amistades que puedas aprender un poco su idioma.

Pablo García Gracias A.A.A.S por tus comentarios! No sabía que eras mamá del Tres Pins. Encantado de conocerte por FB. Igual conocí a tu hijo durante el rodaje. Si tienes oportunidad de venir a ver ‘Escolta’ a l’Alternativa, Festival de Cine Independiente de Barcelona el próximo jueves 20 de noviembre a las 17h, nos vemos allí y nos podemos conocer en persona. Aquí la info del corto en el festival

Y hasta aquí, esta segunda entrega; habrá como mínimo una tercera que, como ya veréis, refuerza mucho más algunos de los aspectos que Carlos Manuel Sánchez García expresa en esta primera crítica y que, espero, nos haga pensar y reflexionar más, si cabe.

“Ser sordo no significa Ser mudo” Debate 1:

Hace bastante tiempo publiqué el artículo “Ser sordo no significa Ser mudo” acerca del proceso de creación de ‘Oblidant a Nonot’, un corto de ficción que rodé en la escuela Municipal Tres Pins de Barcelona, una escuela en la que niños sordos y oyentes comparten las aulas . Hace unos pocos días, con motivo del estreno de ‘Escolta’ que tendrá lugar esta tarde a las 17h en l’Alternativa de Barcelona, volví a difundir por FB el artículo “Ser sordo no significa Ser mudo” acompañando precisamente el trailer de este segundo trabajo, en este caso un documental ,que muestra, entre otras cosas y desde la observación,  la metódica del trabajo que, en LS y en lengua oral, se sigue en dicha escuela.

De esta segunda publicación en FB, surgió un debate bastante intenso, que me parece interesante adjuntar aquí para que pueda continuarse y ampliarse. Pienso que existe por parte de muchos oyentes, también es mi caso, un gran desconocimiento  acerca del mundo de las personas sordas. Dado que el debate es extenso y conlleva dedicación, sobre todo si uno, además de leer, se entretiene en profundizar en los links que algunos de los internautas adjuntan, lo publicaré por etapas. He aquí la primera entrega acompañada del trailer que, junto al artículo, dio lugar a esta conversación:

Foto 5 baja

Fotograma extraído del cortometraje ‘Escolta’

 

P.M: Lo comparto. ¿Es maravilloso!

C.M.S.G: ¿Cómo aprendieron los niños a decir en lengua oral lo que todavía no ha sido dicho en lengua de señas? ¡Milagro de la escuela Tres Pins! Fijaos bien, por favor, si queréis hacer una propaganda, hacedla por lo menos creíble… Bilingüismo adivinatorio… ¡Cómo será la película cuando así es el trailer!

P.M: Los niños oyentes no están haciendo de intérpretes son dos lenguas con las que conviven y punto

C.M.S.G: O sea que cada quien con su lengua, Muy bien, de modo que nadie se haga ilusiones acerca de que los niños son bilingües. ¿No es así? Las dos lenguas son igualmente ricas, igualmente potentes, igualmente válidas para todo. Pero me pregunto si el entorno de información que recibe un niño oyente en lengua oral es el mismo que recibe el niño sordo (¡que no entiende la lengua oral!) en una lengua de señas que está prácticamente ausente en escuelas mixtas. Las dos lenguas conviven. Una florece, la otra se queda en un rincón. Así son las cosas. Las ilusiones son peligrosas en este caso, para los niños sordos que no tendrán un desarrollo óptimo del lenguaje ni enriquecerán su pensamiento. “Se hace lo que se puede” me dirán. “Peor es nada”. “Por lo menos no están aislados (¿?)” En fin…

Pablo García: Hola C.M.S.G. yo hice este trabajo y edité también esta introducción. Soy plenamente responsable del resultado y aunque estoy encantado y orgulloso, me sabe muy mal que te haya parecido una propaganda, nada más lejos de mi intención ofenderte pero si así te ha llegado, mis disculpas.

C.M.S.G:No me ofendes, Pablo. Pero me permito preguntarte cuál fue tu intención, qué mensaje quieres dar. ¡Y gracias por conversar!

Pablo García: Como yo lo viví y soy responsable del proceso, puedo decirte que los niños de la escuela están recitando una poesía aprendida previamente. En ningún caso son intérpretes o traductores de una u otra lengua. También te digo que fue un placer trabajar con ellos y que me siento muy orgulloso del trabajo. También de haber conocido a los profesionales que trabajan en la escuela y de haber compartido un tiempo de mi vida con todos ellos. Son geniales y se desviven en el día a día de la escuela. De ahí, esta película. Me quedé impresionado de su labor cuando los conocí hace ahora ya cuatro años y puedo decirte que no formo parte del equipo de Tres Pins. Todos ellos, profesores, monitores, logopedas, niños y niñas de la escuela, oyentes y sordos, me cautivaron desde la distancia por su dedicación y por su empeño en hacer las cosas bien hechas y con cuidado y sensibilidad. Para mi hay comunidades pedagógicas que hay que cuidar y esta es una de ellas, por supuesto no la única. Por suerte para los niños y niñas de este mundo, existen escuelas como Tres Pins.
A tu pregunta, Carlos, de cual fue mi intención te remito a este artículo en el que explico como nace un corto anterior que rodé también en Tres Pins y que precisamente es el germen de ‘Escolta’. Como verás mi aproximación a Tres Pins tiene que ver con una cuestión artística más que con el mundo de los oyentes o de los sordos. Me encanta el cine, esa es la razón principal. Aquí el artículo: https://pauperezdelara.wordpress.com/…/oblidant-a-nonot…/

C.M.S.G: Muy amable por tu aporte, que he leído con mucha atención. Entiendo perfectamente tu posición, y lo único que puedo lamentar es que no hayas tenido un asesoramiento apropiado en ciertos aspectos. Tengo casi 30 años trabajando en el área de la sordera y del lenguaje, como médico, psiquiatra infantil, con estudios especiales en materia de lingüística, en particular en lo concerniente a la lengua escrita. Podrías pedirle a Pepita Cedillo un libro que publiqué hace unos cuantos años, cuando descubríamos que la lengua de señas (mal llamada “mímica” para aquel entonces), era una lengua tan rica y completa como cualquier otra lengua natural. El libro corrió con mucho éxitoy se agotó enseguida. Se llamó: “La increíble y triste historia de la sordera”. En aquella época, en España y en la casi totalidad de los países de todo el mundo, la educación de los sordos se centraba en enseñarles a hablar, usando las técnicas que tú señalas, y que fracasaron rotundamente. (Eso es parte de la información que te ha faltado). Pero para que te metas en el tema, uno de los últimos artículos que he escrito para la página “Cultura Sorda” que edita en Berlin Alejandro Oviedo, tiene que ver con la situación actual de los sordos, que se titula algo así como “Los sordos: una comunidad secuestrada”. Y de manera un tanto provocadora (me disculpo de antemano); la atención escolar “integrada” con oyentes es una de las formas más sutiles y más efectivas de “alienar” a los sordos, tornándolos invisibles tras un manotear de oyentes que poco o nada tiene que ver con su lengua natural. Tengo unos cuantos artículos escritos para esa página, que me (gustaría que ojearas. Y como cineasta comprometido con su profesión y su vocación, te propongo como tema (y te daría los argumentos que te hagan falta) para propagar, la realidad cercana que se cierne sobre los sordos: la próxima desaparición de la sordera de esta tierra. Sin que tengan los sordos una segunda oportunidad. (Como ves, le pido prestadas algunas frases al Gabo, autor de los 100 años de Soledad). Un saludo afectuoso y sincero, a la espera de tus comentarios.

Pablo García: Trataré de conseguir algunas de las referencias que me planteas. Comparto plenamente la necesidad de cuidar y luchar por la LS y por su enseñanza. Igual mi mirada es muy inocente pero también me parece importante que niños oyentes tomen conciencia de su existencia. Seguimos en otro momento la conversación, muy interesante!

C.M.S.G: Pablo García, no te dije que hace algo más de un año estuve en Tres PIns donde dí una charla para maestros y padres. Pregunta cómo era Tres PIns hace 20 años y cómo está ahora. Pero no me hago ilusiones. La gente prefiere engañarse cuando la verdad no les es satisfactoria. Saludos y éxitos.

H.I: Sería interesante, C.M.S.G., que crees un blog (si no lo tienes ya!) donde se concentre toda la información que proporcionas en estos diálogos!. Material que nutra este tipo de iniciativas como por ejemplo los nombres de los libros que has desarrollado a lo largo de tu carrera en este ámbito, estadísticas, vídeos de tus diferentes intervenciones, que nos remitas a profesionales o escuelas que conozcas y en donde se trabaje en las condiciones adecuadas, el histórico de la comunidad sorda …no sé, hay muchísima información que puedes estructurar en un blog y que nos puede ser de gran ayuda y que finalmente pueda ser compartida por todas aquellas personas interesadas en el tema.

H.I: https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=GAbYABJZbbs

H.I: https://www.youtube.com/watch?v=Qivkv8fuk1Q&list=PL20C2007E1131E995

H.I.: http://m1tv.xiptv.cat/l-entrevista/capitol/sords-i-societat
P.C: Como entro poco al face descubro este “debate” interesante. Os recomiendo la web de cultura sorda que menciona Carlos Sánchez donde aparece artículos que nos aportarian nuevas reflexiones enriquecedoras: http://www.cultura-sorda.eu/7.html

C.M.S.G: Pablo García, no quisiera perder el contacto contigo porque creo que como cineasta pudieras abordar algunos tópicos que pudieran tener gran impacto por la vía fílmica. Me pongo a tu disposición, reconociendo sin ambajes tu sensibilidad como artista. Un saludo solidario y sincero.

Foto 2 baja

Fotograma extraido del cortometraje ‘Escolta’

Bien, hasta aquí la primera entrega. Habrá una segunda. Si hoy, jueves 20 de noviembre, andáis por Barcelona y os acercáis a las 17h al Auditori del CCCB donde tendrá lugar la proyección de Escolta en el marco del festival de l’Alternativa, nos vemos allí.

Cinema Jove, ‘Violet’, ‘Cherry Pie’, ‘Nashorn im galopp’ y ‘Escolta’ que me llevó hasta allí

 

Ayer al salir de la Filmoteca de Valencia, uno de los espacios emblemáticos que proyectan en el Festival Cinema Jove, Antonio Llorens me regaló la cartelera Turia de esta semana en la que puedes encontrar numerosas páginas dedicadas al festival. Una cartelera que, en éste su cincuenta aniversario, ha recibido el ‘Premio Alfonso Sánchez de Comunicación 2014’ de la Academia de cine. Poco después me subía en un Talgo en dirección a Barcelona con la intención precisamente de leerme las sugerencias de Antonio y de escribir este artículo. Pronto mi propósito se desvaneció pues tuve de acompañante de viaje a Samuel, un niño de 11 años, muy despierto, tremendamente inteligente y muy hablador; no en vano, todavía detenidos en el andén de la Estación del Norte y al tiempo que mantenía una discusión con sus dos hermanas y con su madre, que aun no había terminado de colocar las maletas, Samuel se sentó a mi lado, me lanzó un ‘hola’ tremendamente afable e inmediatamente después me estaba explicando que se le hacía raro no tener que ponerse el cinturón; era su primer viaje en tren y, aunque había viajado en avión, nada más y nada menos que desde Brasil, estaba acostumbrado al coche de sus padres y a ponerse el cinturón; añadió que le hacía gracia poder levantarse y caminar por el pasillo y lo probó; al poco, se volvió a sentar e inmediatamente después, alegó que tardaríamos 3h y 40’ en llegar a Barcelona y que se le haría muy largo el viaje. Traté de quitarle peso al tiempo, sugiriéndole que no pensase en ello. Desde ese instante, entre XBox, música clásica, Lincoln, Mandela, su faceta políglota, recorridos de vida, predicciones de lluvia y sobre todo arquitectura, pues quería ser arquitecto, se nos pasó el viaje volando. Al bajar del tren nos despedimos con un bonito adiós y Samuel y su familia desaparecieron en el andén.

Imagino que parte del buen cine surge de esos encuentros y desencuentros que tenemos en la vida, incluso de esos desconocidos con los que nos cruzamos y a los que, quizá, no volvamos a ver nunca.

Han sido 4 días de intenso cine en Valencia, una ciudad a la que, como ya dije en un articulo anterior, le tengo un cariño especial.  Aparte de algún paseo alrededor de la Lonja, el mercado Central, la plaza Don Juan de Vilarrasa y el barrio del Carmen, además de acercarme a la sede del festival tras la catedral, puede decirse que no he salido de las dos salas de la Filmoteca valenciana. En la sala José Sancho viendo cortometrajes de la sección oficial, en los que participaba ‘Escolta’, mi último trabajo, un corto documental rodado en la escuela Tres Pins de Barcelona y en la sala García Berlanga, viendo unos cuantos de los largometrajes de la sección oficial, además de algunos de los títulos del director Joachim Lafosse y acudiendo al pase especial de ‘El Efecto K, el montador de Stalin’ un magnífico trabajo del director Valentí Figueres producido por La hormiga Roja en el que tuve la suerte de trabajar en la dirección de fotografía.

 

Cartel_Efecto_K_2

Cartel del largometraje ‘El efecto K, el montador de Stalin‘ producido por La Hormiga Roja. (Imagen extraída de http://www.elefectok.com/#!press/cod6)

En estos días, una de las cosas más especiales, no es sólo el haber visto tanto cine de calidad, si no el haberlo visto con la calma que supone el no tener responsabilidades añadidas.  Cine, cine y más cine dejándome llevar por completo.

De todo lo visto, citaré dos largos y un corto, todos de la competición. Entre los largos, me ha arrebatado, ‘Violet’ de Bas Devos (Bélgica, color, 82’, 2013), una película que con suma inteligencia, con madurez, con muchas tablas en el lenguaje cinematográfico, con tremendos silencios de los personajes pero con una banda sonora exquisita, habla de la culpa, del dolor ante la pérdida de un ser querido, del vacío que puede llegar a dejar esa pérdida pero a su vez de como llenarlo con un gesto, con las miradas, sin perderse en las palabras, sin concesiones, sin juzgar a los implicados y trabajando los espacios con una delicadeza y una estética sublime.

 

 

El otro trabajo que me ha dejado tocado es ‘Cherry Pie’ de Lorenz Merz (Suiza, color, 85’, 2013) por la historia que plantea, la de Zoe, una joven que trata de escapar de si misma y que emprende un viaje que deviene rotundo. Rotundo porque en ningún momento el director juzga las acciones y las decisiones de Zoe, rotundo porque la palabra prácticamente no existe, rotundo porque las elipsis son extraordinarias, rotundo porque el sonido y la música tienen su justa medida y rotundo, sobre todo, porque te pones en la piel de esa joven y te pierdes/encuentras con ella, te pierdes/encuentras con la ‘enfermedad mental’ y estás ahí, con Zoe y con su búsqueda hasta el final, en cada una de sus aventuras, de sus relaciones… estás siempre con ella y hasta el final, nunca te sueltas de su mano, haga lo que haga Zoe estás ahí, deseando que ella se encuentre, aunque sea a su manera y sabiendo, a su vez, que el encuentro es complejo y que no sólo pasará por ella, también por un lazo que alguien le tienda, por un pequeño gesto que devenga en constante, por un acercamiento que quizá no llegue a darse nunca, por alguien al otro lado del teléfono, incluso por uno mismo como espectador, pues aquello que busca y no encuentra Zoe, en su aliento final pasa también por nuestra mirada.

 

Cartel de Cherry Pie 2Cartel de ‘Cherry Pie’ de Lorenz Merz extraído de (http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2014/06/27/53ad64c6268e3ee6238b4577.html)

 

En cuanto a los cortos, me alegra citar ‘Nashorn im galopp’ de Erik Schmitt (Alemania, color, 14’57’’, 2013) una declaración de amor y un canto a la vida. Un collage magistral que, desde una visión chispeante y muy positiva, te invita a entender y a recorrer la ciudad de Berlín junto a un hombre enamorado, por un lado, de la propia urbe y por otro, de una mujer que viaja sin descanso. Un corto con un final que, más allá del amor, nos abre las puertas a entendernos como seres humanos.

 

 

Y como cierre al artículo, volver a promocionar ‘Escolta’ agradeciéndole al festival Cinema Jove el que el aire fresco que nos ofrecen los niños y niñas de la escuela Tres Pins también se haya podido ver en una de las ventanas del festival: la de la sala José Sancho de la Filmoteca de Valencia.

 

cartel-cinemajove

Cartel de la 29 edición del festival internacional Cinema Jove (extraído de http://www.cinemajove.com/imagenes.php)

 

 

‘Escolta’ en Cinema Jove

Hace unos años tuve la suerte de conocer a Pepita Cedillo y a través de ella, la escuela ‘Tres Pins‘ en la que trabaja, una escuela pública de Barcelona en la que comparten aulas niños sordos y oyentes. Fue mi madre, Núria Pérez de Lara, en aquel momento profesora de educación especial en la Universidad de Barcelona, la que me habló de Pepita y la que me recomendó su primer libro ‘Háblame a los ojos’. Me habló de ella precisamente porque yo andaba preparando “No hables por mi” un guión de largometraje en el que una de sus protagonistas es una adolescente sorda. Aunque ese largometraje por ahora no ha visto la luz, espero que algún día la vea, desde que conocí a Pepita hemos colaborado en dos proyectos, uno de ellos ‘Oblidant a Nonot’, un cortometraje que muestra instantes de la vida de una niña sorda que ha perdido a su gato y en el que, formalmente, conviven la ficción y el documental. En esta primera colaboración, Pepita, además de ayudarme con la dirección de actores, también tiene un papel protagonista “interpretándose” a si misma como profesora en la escuela. El otro trabajo, recién salido del horno,  es ‘Escolta’, un cortometraje documental, que mira, desde lo cotidiano, el devenir de un día en dicha escuela y que surge, como puede intuirse, de las bonitas relaciones que nacieron con ‘Oblidant  a Nonot‘ y con la escuela Tres Pins.

Ambos cortometrajes están producidos por Producciones Doble Banda, una productora que fundamos hace ya unos cuantos años y que, más por tozudez y esfuerzo que por suerte, sigue ahí en la brecha.

 



Foto 4 baja

 Pepita Cedillo en ‘Escolta’. Documental rodado en la escuela Tres Pins de Barcelona.

De los dos proyectos que me ocupan en este artículo, estoy muy satisfecho por infinidad de razones, por un lado, por ser trabajos con los que he descubierto el extraordinario universo de la lengua de signos y que me han hecho entender su importancia y su riqueza entre los niños que tienen la oportunidad de aprenderla, no sólo los sordos sino también los oyentes; también, pues siempre reconforta, por el reconocimiento obtenido por ambos trabajos pero sobre todo por las personas que he conocido en el camino de hacerlos, niños y niñas de la escuela, padres, profesores, monitores… Desde aquí gracias a todos ellos.

 

Foto 2 baja

 Niños y niñas de la escuela Tres Pins de Barcelona y también protagonistas de ‘Escolta

Si quieres ver On demand ‘Oblidant a Nonot‘, un corto premiado con el ‘Ciudad de Alcalá’ en Alcine 2011, con el ‘Premio del público’ en l’Alternativa 2011 y como ‘Mejor corto en lengua de signos’ en Cinemobile de Sevilla 2011, puedes hacerlo aquí, así como una entrevista a Pepita Cedillo que nos habla de su experiencia en el rodaje y de su visión de la película una vez tuvo ocasión de verla terminada.

Y aquí tienes un aperitivo, en forma de extracto, de los primeros instantes de ‘Escolta‘, un documental cuyo estreno mundial será en el marco del festival Cinema Jove de Valencia en el que participa en su sección oficial de cortometrajes. Para mi es un orgullo que así sea pues le tengo un cariño especial al festival y a la ciudad de Valencia, entre otras cosas porque viví allí gran parte de mi adolescencia.

Si andas por la ciudad del Turia puedes ver ‘Escolta’ éste domingo en el Edificio Rialto: Sala José Sancho a las  20h. Aquí os dejo el programa 5 de la sección oficial de cortometrajes entre los que se incluye Escolta:

 

Programa 5. 107’44’’

LA ROPAVEJERA Nacho Ruipérez Fernández 28′ 20″

Mr Hublot Alexandre Espigares, Laurent Witz 11′ 48″

Never Ending Ever Changing Amir Rezaei 19′ 59″

Royaye Sakht Behrooz Bagheri 11′ 42″

Plug & Play Michael Frei 6′

Escolta Pablo García Pérez de Lara 29′ 55”

 

 

 

 

Cinema en Curs, Mura y Marc Perich.

Hace unos pocos días estuve en Mura y volví a ver a Marc Perich, uno de los protagonistas en dos de mis películas. Comí en Cal Carter y, como siempre, ¡menudo placer! Fina y Jordi, dueños del restaurante y padres de Marc, me recordaron que ya hacía dos años desde la última vez que nos habíamos visto, exactamente en Sala 33, un programa de TV3 en el que Àlex Gorina, justo antes de emitir Bolboreta, mariposa, papallona, nos entrevistó a Marc y a mi. Si quieres ver o recordar aquella entrevista puedes hacerlo aquí.

Verles a ellos, pero también ver el pueblo de Mura de nuevo me ha llenado de felicidad y es que nada más pasar Rocafort, cuando empiezas a descender por la estrecha carretera de curvas en dirección a Mura, te fundes con cualquiera de las estaciones en las que te encuentres, estos días la primavera, y empiezas a tener la sensación de entrar en un valle, el del Montcau, en el que se guarda un tesoro. Y es que, a poco más de 50Kms. de Barcelona, las montañas aun huelen a bosque, los pájaros cantan pero de verdad y la gente pasea haciendo honor al paseo, es decir, camina con la calma que puede darle a uno el sentirse y formar parte de todo lo que, en ese momento, a uno le rodea. Y esas sensaciones no sólo suceden por la sensibilidad propia de la naturaleza, sino, también, porque la gente de aquel lugar ama y cuida de verdad el pueblo en el que habita.

Vistes de Mura

Vistas del pueblo de Mura. Fotografía extraída del blog Ós Gris

La historia de ese vínculo cinematográfico entre Marc Perich y yo mismo se inicia, como decía, en 2005, primer año en el que yo participo del proyecto Cinema en Curs y en el que voy a las escuelas rurales de La ZER el Moianés, entre las que se encuentra la escuela de Mura de la que Marc Perich, por aquellas fechas, era alumno junto a Cristina y Noelia y cuya profesora, Mireia, es de aquellas personas que llevan la profesión en la sangre y que, por encima de cualquier otra consideración, sabe escuchar. Por eso imagino que andaba por una escuela como la de Mura y por eso también imagino que escogió participar en un proyecto como el de Cinema en Curs, que, siendo tan fascinante, requiere también de una dedicación muy grande por parte de docentes y profesionales del cine. Como detalle apuntar que Marc, desde que lo conozco, ha sido un niño tremendamente culto y, por aquel entonces, con 8 ó 9 años de edad, ya le arrebataba hacer construcciones egipcias en el patio al tiempo que le explicaba, a cualquiera que se le acercase interesado por su construcción, la historia de los reyes de Egipto.

img007

Noelia Ibañez y Marc Perich (alumnos de la escuela de Mura) en las primeras clases de Cinema en Curs. En este caso la fotografía está realizada en la escuela l’Esqueix de Monistrol donde Marc y Noelia hicieron parte del curso. Fotografía cedida por A Bao a Qu.

Ese año fue mi primer año en Cinema en Curs como profesional de cine y por tanto fue el primer año que hicimos Minutos Lumière con los alumnos; se trata de una experiencia cinematográfica que se realiza en la primera etapa del curso y en la que cada alumno, sin posibilidades de repetir ni de mover la cámara, debe filmar una imagen de su entorno cotidiano durante un minuto. Su nombre y la idea esencial está en función de aquellas primeras imágenes tan sumamente evocadoras que registraron, alrededor del mundo, los hermanos Lumière. No en vano, los niños y niñas, antes de rodar sus minutos, ven detenidamente algunas de aquellas primeras filmaciones de los hermanos Lumière y a partir de éstas y de estudiar su entorno terminan escogiendo qué filmar y lo hacen con sumo cuidado y dedicación porque son conscientes de que sólo podrán rodarlo una vez y que, además, dispondrán de equipos profesionales de sonido e imagen para mostrar, cada uno, ese rincón de vida que escojan.

Recuerdo que Marc Perich en su primer año de Cinema en Curs rodó la vida cotidiana de la barra del bar de Cal Carter, actualmente reformado, de tal forma que la imagen de Marc se ha convertido en un documento único de aquel lugar que ya no existe como tal. Actualmente aquella antigua barra ha pasado a ser un ascensor y parte de la nueva y ampliada cocina del restaurante. Al año siguiente, Marc rodó la imagen de una sartén sobre un gran fogón de una cocina profesional en la que Jordi, su padre, hizo una tortilla de patatas. Mientras escribo no puedo evitar recordar el sabor de las tortillas que hace Jordi y es que comer en Cal Carter se convierte en una experiencia inolvidable.

Siguiendo con la explicación del vínculo que nos une cinematográficamente a Marc y a mi, diré que, meses antes de aquella tortilla, yo había rodado en Galicia con gente de Porto do Son y con los estupendos actores Fele Martinez, Tzeitel Rodríguez y David Bendito lo que a priori iba a ser todo el material que compondría mi segundo largometraje “Bolboreta, mariposa, papallona” pero a la hora de la verdad, ya en Barcelona y en el proceso de montaje de todo el material rodado en Galicia, no encontré la manera de transmitir la esencia de aquello que quería contar inicialmente.

IMG_1255

Fele Martínez durante el rodaje de “Bolboreta, mariposa, papallona”. Aquí en Filmin puedes ver el largometraje completo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tzeitel Rodríguez y Fele Martínez en un momento de descanso en la puerta del Restaurante Horreo donde tan bien nos atendieron en nuestros días de rodaje en Porto do Son.

bolbo 1 - 160

Tzeitel Rodríguez y David Bendito en una escena en el interior de la furgoneta en la que Santi (David Bendito) reparte el pan por las aldeas gallegas. Aquí en Filmin puedes ver el largometraje completo.

Así pues, durante varios meses, combiné mis viajes a las escuelas de la ZER El Moianés con mi vida en Barcelona. Mientras en la ciudad me peleaba en la sala de montaje con el material rodado y me deprimía al no poder extraer del mismo la esencia que buscaba para mi película, en los pueblos de Mura, Monistrol, Calders y Castellcir me encontraba con un grupo de infantes y maestras con energía y con ideas suficientes como para parar un tren. Con ellos, en paralelo a aquel arduo montaje que no encontraba su fin, preparábamos la recta final de Cinema en Curs: la elaboración de una película corta. Durante todo ese proceso de creación, los niños y niñas, entre los que se encontraba Marc Perich, pensaban una idea, desarrollaban un guión, establecían grupos de trabajo, localizaban espacios adecuados en base al guión, estudiaban las horas de luz, realizaban un rodaje con equipos profesionales, decidían la banda sonora, montaban en ordenador y, finalmente, veían la película en una pantalla grande de un cine de Barcelona.

img005

Alumnos de la escuela La Popa de Castellcir en un día de rodaje en el bosque. Fotografía cedida por A Bao a Qu.

img003

Alumnos de la escuela Anton Busquets i Punset de Calders en un día de rodaje. Fotografía cedida por A Bao a Qu.

Pues bien, uno de esos días en los que los alumnos de Cinema en Curs estaban tremendamente ilusionados porque empezaban el rodaje de su película y en los que, por contra, yo seguía sumido en una depresión creativa ante los escasos avances que se producían en la sala de montaje de Barcelona, llegué en coche a la escuela pública L’Esqueix de Monistrol; de allí, toda la clase y Conchita, su profesora, nos debíamos desplazar siguiendo el cauce de un pequeño río hasta llegar a la localización escogida por los niños: una piscina natural en la que la brisa producía pequeñas ondas en el agua y los rayos de sol se filtraban entre los cañizales y la arboleda. En el camino, las voces expresivas de los niños, que desbordaban ideas para el rodaje, se entremezclaba con los sonidos y con los silencios de la naturaleza. El rodaje, como de costumbre, transcurrió plácidamente y al acabar, los niños y niñas se despidieron de mi emocionados por lo que para ellos había sido un gran día; yo, emocionado también, cogí el coche de regreso a Barcelona lleno de aquel aire fresco que allí se había vivido.

img001

Alumnos de la escuela l’Esqueix de Monistrol en uno de esos días de rodaje. Fotografía cedida por A Bao a Qu.

Ya en la C58, creo recordar que recién pasado Sabadell y un poco antes del desvío a Cerdanyola, me detuve en caravana. Se trataba de un lugar bastante sórdido repleto de asfalto y de coches; llevaba la radio pero no recuerdo qué estaba escuchando porque durante todo el camino había ido debatiéndome en posibles soluciones para aquel montaje fallido de lo que debía ser mi segundo largometraje; algo que no hacía más que atormentarme: dos televisiones, el Ministerio de Cultura, tres productoras, un equipo de rodaje de más de 20 personas, un pueblo entero habían creído en mi y se podían ver frustrados y, lo que es peor, yo, ante tanta responsabilidad, también podía dejar de creer en mi capacidad creativa. De repente, entre las luces de frenado que se apagaban y encendía frente a mi, pues avanzábamos en acordeón, una luz multicolor que provenía de La ZER El Moianés se fijó en mi mente cual estrella que revela el camino, una luz irradiada también por Cinema en Curs, por Marc Perich, Sara Cortés, Noelia Ibañez, Lorena Cortés, Dina Reinaldo, Aitor Guiteras, Andrei Constantín y todos y cada uno de los niños y niñas que me habían insuflado aquel aire fresco, una luz que me revelaba con seguridad y firmeza la solución ante todos mis atascos en el montaje del material filmado en Galicia. Una luz que me decía que los alumnos de Cinema en Curs, que tanto sabían de cine y que tanto habían disfrutado haciendo cine, eran la solución creativa a una película que necesitaba un giro completo.

img006

Andrei Constantín, co-protagonista de la película “Bolboreta, mariposa, papallona” y alumno de la escuela La Popa de Castellcir, con la claqueta en uno de los días en los que hacía Cinema en Curs. Imagen cedida por A Bao a Qu.

img002

Aitor Guiteras, co-protagonista de la película “Bolboreta, mariposa, papallona” y alumno de la escuela La Popa de Castellcir, con el micro MKH-416 Sennheiser  en uno de los días en los que hacía Cinema en Curs. Imagen cedida por A Bao a Qu.

 Así fue como Marc, Sara, Andrei, Aitor, Noelia y otros niños y niñas de las escuelas de La ZER El Moianés pasaron a formar parte de “Bolboreta, mariposa, papallona” y no sólo eso, sino que se erigieron como protagonistas y reinventores del material que yo había filmado. Aquellos niños y niñas que respiraban aire fresco y que miraban impregnados de esa misma frescura, por suerte, me abrieron los ojos a mi. Mientras yo les filmaba con una cámara DVX100 de Panasonic ellos revisaban fotogramas de mi antiguo montaje, observaban fotografías de las personas que yo había filmado en Porto do Son, las recortaban y hacían murales con escenas de la antigua película y entre tanto se inventaban nuevas historias en función de los rostros que recortaban, en función de sus edades o en función de cualquier detalle que observaran en las imágenes; establecían relaciones amorosas que no habían existido hasta entonces entre Víctor (Fele Martínez) y las redeiras de Porto Sin, entre Laura (Tzeitel Rodríguez) y los marineros del Son, entre Santi (David Bendito) y la maestra o entre algunos adolescentes del pueblo gallego y así fue como en un gran atasco en la C58 de Barcelona, “Bolboreta, mariposa, papallona” se convirtió en lo que esencialmente era mi idea primigenia: una película que a través de la creación artística y desde la mirada de niños, adolescentes y adultos hablaría, tal y como yo pretendía en el inicio, del amor en todas las edades.

Gracias pues a Cinema en Curs y a los niños y niñas de las escuelas de la ZER El Moianés por haber hecho, junto a la gente de Galicia y a esos tres actores que ya he citado, Tzeitel Rodríguez, Fele Martínez y David Bendito una película fresca, genuina, personal y sincera.

Si quieres ver o volver a ver el largometraje “Bolboreta, mariposa, papallona” puedes entrar aquí.

Y aunque hoy ya dejo de escribir, anticipo un posible artículo próximo pues mi vínculo cinematográfico con Marc Perich no termina aquí y es que después de ese primer año de Cinema en Curs Marc empezó a hacer pequeñas animaciones con Lego y eso, junto a nuestra relación de amistad y su expresividad en “Bolboreta, mariposa, papallona”, le llevó a ser de nuevo protagonista, junto a su prima Sara Cortés y otros habitantes de Mura, de mi siguiente trabajo: un documental (producido por Doble Banda en coproducción con TV3) sobre el cine rodado en Mura. Y es que como se puede intuir con lo dicho hasta ahora, Mura es verdaderamente un pueblo de cine.  Como aperitivo este corte de aquella película que titulé precisamente “Mura, un poble de cine”.

Las películas nunca son de uno

Estaba esperando un momento verdaderamente apacible para poder explicar todo lo que vuestro esfuerzo ha significado para mi y para que el largometraje Bolboreta, mariposa, papallonase convirtiese en una realidad tangible.

He tardado en hacerlo, varios años, precisamente porque sé de la importancia de lo que pretendo hablar e intuía que el paso del tiempo elevaría mi agradecimiento al lugar que os merecéis todos y cada uno de vosotros. Conozco bien lo que significa dedicarse al trabajo del cine en cualquiera de sus facetas, desde el maquinista, pasando por el foquista, las personas de producción, dirección artística, el microfonista, un auxiliar, un ayudante de dirección o un meritorio de cámara que también lo he sido y sobre todo conozco lo que significa cualquiera de esas funciones en producciones de bajo presupuesto en las que uno se deja la piel sin tener de antemano un estreno asegurado, muchas veces sin saber con seguridad si el rodaje podrá terminarse y en ocasiones haciendo jornadas verdaderamente largas, a veces incluso ininterrumpidas; sé también lo que es amar el cine y reconozco fácilmente a quien se desvive por hacerlo; por ello sé que los que me acompañasteis aquel año de 2005 hasta Galicia, en aquel viaje cinematográfico, apasionante e intenso, que supuso el rodarBolborta, mariposa, papallona sois de los que no sólo amáis profundamente el cine sino que también conocéis todas y cada una de las entrañas y vericuetos de este complejo y duro oficio. También sé que, tanto en ese mi segundo largometraje, como en todos los trabajos en los que participáis, hacéis lo que hacéis porque forma parte de vuestra vida, porque sabéis que gracias a la pasión que ponéis en ello, cada película tiene también algo de vuestra mirada, porque la emoción que volcáis en cada rodaje se ve reflejada en la pantalla y en ese sentido, como director de este trabajo, puedo asegurar que, de la misma forma que vuestro corazón alimentó aquel rodaje, hoy sigue siendo vuestro corazón el que le continúa dando la vida, en todas y cada una de las proyecciones, a Bolboreta, mariposa, papallona. Gracias.

fotoe quipo Bolboreta, mariposa, papallona

Foto del equipo de rodaje del largometraje “Bolboreta, mariposa, papallona“. 

No sólo os escribo estas palabras por aquel esfuerzo, ni únicamente por lo grande que es vuestro amor al cine, sino también porque aquella dedicación que pusisteis en aquel trabajo me permite extender mi agradecimiento a todos los que, como vosotros, a diario hacen posible que otros proyectos singulares, habitualmente de difícil salida comercial y de bajo presupuesto, terminen existiendo y siendo el goce de aquellas minorías que tienen la suerte de descubrirlos. Ellos y vosotros hacéis posible, en una u otra ocasión, de una forma u otra, que un reducto invencible de ese otro cine, que, por suerte para todos, habita en los márgenes más alejados de lo comercial, de lo habitual, de lo políticamente correcto, de lo mediáticamente rentable, sea una realidad y con ello nos descubrís, descubrimos, que la mirada de todo lo que nos rodea y del ser humano en particular es mucho más inmensa, verdadera, sentida y sobre todo mucho más rica y viva de lo que piensan aquellos que insisten en que un mundo homogéneamente globalizado es más bello y placentero.

Hoy, desde una casa de campo ubicada en las tierras albaceteñas que vieron nacer a mi padre y que me vieron crecer a mi y que muchos de vosotros conocéis, alejado de la televisión e incluso de internet, puedo escribir estas líneas mientras contemplo este paisaje invernal

Desde la ventana

A mi lado, este fuego

fuego de chimenea

y cuando se acercan las horas de la comida, proyectos de arroces como éste

Sarten de arroz

Desde este lugar, al que tantas cosas me unen, os quiero nombrar a todos los que trabajasteis en Bolboreta, mariposa, papallona pues a mi entender, con vuestro amor por lo que hacéis, estáis enriqueciendo la mirada de este mundo. No sois los únicos pero también sois:  Yolanda Olmos, Leonor Miró, Verónica Font, Valerie Delpierre, Isabel Castella, Carlos García, Bet Rourich, Menna Fité, Ainhoa Arana, Itati Moyano, Juan Sánchez “Cuti”, Joan Lluró, Roberto Quinteiro, Aitor Echevarria, Mara González, Jordi Antas, Gerard Tárrega, Graciela Vila, Elvira Vizcaya, Amaya Vilas, Yaiza González, Estefanía Sánchez, Montserrat Saez, Arantxa Domínguez, Luis Miñarro, Montse  Pedrós, Rocío Martagón, Óscar Peláez y Jaime Miró.

Y para que este agradecimiento no tenga un final conocido, inicio una pequeña lista de películas en las que unos u otros habéis participado y que cada cual puede ampliar como mejor le parezca.

Estigmas de Adan Aliaga

Cartel de “Estigmas“.  Dirigida por Adan Aliaga.  Imagen extraída del blog “Las horas perdidas

Leon_y_olvido

Cartel de “León y Olvido“.  Dirigida por Xavier Bermúdez.  Imagen extraída del foro vegetariano.

Ingrid de Eduard Cortés

Cartel de “Ingrid“. Dirigida por Eduard Cortés.  Imagen extraída de Cineo.net   

Blog de Elena Trapé

Cartel de “Blog“. Dirigida por Elena Trapé.  Imagen extraída del blog “24 reflejos por segundo“.

Aqua, el riu vermell

Cartel de  “Aqua, el riu vermell“.  Dirigida por Manel Almiñana.  Imagen extraída de Anoia cultura.cat

CAH-Sinaia

Sinaia, más allá del oceáno“.  Dirigida por Joan López Lloret.  Imagen extraída de Cinema Ad Hoc.

Cartel El efecto K, el montador de Stalin

Cartel de “El Efecto K“.  Dirigida por Valentí Figueres.  Imagen extraída de la web de El efecto K, el montador de Stalin

Fuente alamo

Cartel de “Fuente Álamo, la caricia del tiempo“.  Imagen extraída del archivo de Producciones Doble Banda.

543892_267733750022702_152777109_n

Cartel de “La camisa de Christa Leem“.  Dirigida por Leonor Miró.  Imagen del archivo de Producciones Doble Banda.

Nos hacemos falta

Cartel de “Nos hacemos falta“. Dirigida por Juanjo Giménez Peña. Imagen extraída de Cameo


poster

Cartel de “Vos que sos mi hermana“. Dirigida por Yolanda Olmos.  Imagen del archivo de Producciones Doble Banda.

Para Leonor Miró

El próximo 24 de enero a las 22:30h en el canal 33 tendréis la oportunidad de ver La camisa de Christa Leem” último trabajo documental de Producciones Doble Banda, dirigido por Leonor Miró, según una idea y un primer guión de Germán Balart y del que yo he tenido el pivilegio de hacer la fotografía y participar, junto a Leonor, en el proceso de montaje.

Concretamente lo emiten en EL DOCUMENTAL, uno de esos escasos programas de televisión que, gracias a su rigor y calidad, me merecen un respeto tremendo, no sólo por el riesgo que asumen con su programación, sino también porque es de los pocos programas que todavía creen en la mirada de los que trabajamos en hacer cine documental y por extensión en la mirada de los espectadores.

248758_266900756772668_707882077_n

Christa Leem (1953-2004) protagonista y alma de este documental junto a su madre y también artista Camen Wernoff  de 92 años, fue una mujer que, en los últimos años de dictadura y primeros de transición, no sólo revolucionó y amplió la mirada de todo aquel que tuvo ocasión de verla desnudarse en un escenario, entre otros, el mítico Cúpula Venus sino que también, según fuimos descubriendo a lo largo del rodaje, revolucionó la mirada de muchos de aquellos que tuvieron el honor de conocerla personalmente. Pero hoy, y pese a todo lo que se podría decir de dos mujeres como Carmen Wernoff y Christa Leem, quiero detenerme en la directora e íntima amiga Leonor Miró, una persona que con su mirada ha engrandecido la mía, no sólo por dirigir como lo hace, que también, sino por cómo es ella, por cómo cuida de la gente de su alrededor y por cómo ha cuidado de mí y de mis trabajos durante tantísimos años. Los dos estudiamos en el CECC y allí, en nuestro primer o segundo curso de dirección, debíamos andar por los 90, ella hizo un corto como directora que se llamaba “Hacia ocaso alba, ocaso” en el que trabajé como director de fotografía y de cuyo rodaje guardo unos recuerdos excepcionales. Era una época de bares, de estudiantes cinematográficos, de ideas dichas y hechas, de locuras agradecidas; tiempos de energía desbordada en los que decidimos formar una asociación junto a Yolanda Olmos, Isabel Castella, Germán Balart, Carlos M. Ferrándiz y Antonio Lorenzo a la que le pusimos el nombre de Grup Cinema de l’Ateneu de Cerdanyola porque nos reuníamos en aquel centro cultural para charlar, proyectar películas y rodar algunos cortos. Poco después, con pequeñas aportaciones de cada uno de los miembros, nos compramos una primera cámara Arri BL de 16mm de segunda mano en unos estudios de Hamburgo (Alemania) a través de Alexa Schulz, amiga y realizadora que también estudió en el CECC; con esa cámara, que todavía conservamos, rodamos nuestro primer largo Fuente Álamo, la caricia del tiempo en el que Leonor Miró ejerció de ayudante de dirección junto a Isabel Castella. Inmediatamente después Yolanda OImos dirigiría su primer documental “Vos que sos mi hermana” que viajó por el mundo y que fue emitido en “La noche temática” de TVE y en el que Leonor hacía de ayudante de dirección y jefa de producción a un tiempo, Verónica Font el sonido y yo la fotografía. Y así siguieron otros muchos y variados trabajos, unos más ficción, otros más documentales, varios industriales, algunos encargos de ONG, sobre todo con “Entrepueblos” con la que hemos hecho bonitos e intensos trabajos, muchas ideas lanzadas, algunas historias elaboradas que nunca vieron la luz, varios guiones escritos y un sin fin de aventuras conjuntas.

734190_266900316772712_2010975548_n

Pero no sólo escribo este artículo por tantas cosas compartidas con Leonor, por lo mucho que me ha dado y me ha enseñado con su mirada, con su forma de escuchar, con su manera de ser… sino también porque, en breve, Leonor se irá un tiempo a Marruecos y la voy a echar de menos. Aunque no se va para no volver, sí que se marcha una buena temporada. Pero antes de irse, me ha dicho que quiere juntarse con sus amigos para ver en el Canal 33 su documental La camisa de Christa Leem.

Como ese día de la emisión de “La camisa de Christa Leem” no voy a estar presente pues estaré rodando un documental sobre el carnaval de Mindelo en la isla de San Vicente (Cabo Verde), me encantaría participar de la fiesta de Leonor con este artículo y animando desde aquí a sus amigos, a mis amigos y a cualquiera que pueda leer estas palabras, a que llenemos y llenéis Internet de artículos, noticias o menciones relacionadas con Christa Leem, con Carmen Wernoff, con la propia directora Leonor Miró o simplemente compartiendo el tráiler de Christa que tenéis aquí con el texto La camisa de Christa Leem un documental de Leonor Miró, 24 de enero, a las 22:30h en El Documental (Canal 33).

Si hacemos correr cualquier noticia, frase o cita relacionada con Christa por Internet, será un bonito regalo para Leonor, también para el programa El Documental, también para Carmen Wernoff, la madre de Christa, que lo dio todo por ella, por el circo y por el Music Hall y sobre todo porque será un gran homenaje en memoria de Christa Leem, una mujer que, como ya han dicho muchas veces, dignificó el striptease elevándolo a la categoría de arte y que fue musa de la “gauche divine” de Barcelona e icono de las libertades conseguidas en la transición.

543892_267733750022702_152777109_n

Son de Galicia y Bolboreta, mariposa, papallona, dos películas que se complementan

Ya hace tiempo que quiero escribir otro artículo acerca del rodaje y la gente que hizo posible “Bolboreta, mariposa, papallona” pero como antes tengo la necesidad de hablaros de los antecedentes que originaron esa maravillosa aventura y para no retrasar mucho más el significado que tienen para mi aquellas personas que se dejaron la piel para que “Bolboreta, mariposa, papallona llegase a estrenarse en el año 2007 y fuese seleccionada en multitud de festivales como el de Karlovy Vary o el de San Sebastián, aquí os dejo esta fotografía de aquel maravilloso equipo técnico en la que no están todos los que son pero si son todos los que están. La fotografía esta tomada a las puertas del magnífico restaurante Hórreo, un lugar en el que se come de lo lindo y en el que, como toda la gente del pueblo de Porto do Son, nos cuidaron de maravilla.

Foto de equipo del rodaje “Bolboreta, mariposa, papallona” en la puerta del bar Horreo. Menudo marisco hay por aquella zona y que arroces con bogavante.

Cuando se acaban de cumplir diez años del desastre del Prestige, cuya primera fuga de fuel se detectó el 13 de noviembre de 2002, Galicia estos días vuelve a salir a la calle ante el juicio que se está llevando a cabo debido a las irregularidades y negligencias que se dieron en el pasado y que provocaron el hundimiento de aquel inmenso petrolero.

Fotografía de Miguel Navarro tomada en la costa gallega a una de las miles de voluntarias que desde finales de 2002 estuvieron haciendo todo lo posible por minimizar los efectos del desastre.

Aquel desastre, como escribí hace unos días en mi recién inaugurado blog, fue el germen que me movió, meses después del hundimiento y lleno de rabia e impotencia ante tal aluvión de imágenes y noticias descorazonadoras, a viajar a Galicia; en concreto a Noia y Porto do Son. Allí hicimos un documental titulado “Son de Galicia” producido por Producciones Doble Banda y centrado, como suele ser común en mi, más en la belleza y bondad de las personas que me acogen o nos acogen que en las desgracias que les rodean o que nos rodean. Aquel documental, que tanto tiene que ver con los orígenes de “Bolboreta, mariposa, papallona“, no llegó a estrenarse más que en el lugar donde fue rodado en su mayor parte, el pueblo de Porto do Son.

Con ese carácter de pieza casi inédita y deseando que, como casi todo lo que uno filma, este documental tenga su lugar en la mirada de otros, hoy lo hemos subido a Vimeo para que lo puedas ver de forma íntegra y gratuita. Aquí puedes verlo: “Son de Galicia“.

En relación a lo que fue el rodaje de aquel primer trabajo documental, desde aquí quiero agradecer personalmente a aquella gente de Galicia que, sin conocernos de nada, nos abrió los brazos, recién iniciado el 2003, con tantísimo cariño y con tanta dedicación, llegando incluso, muchas de aquellas personas, a ser los y las protagonistas no sólo de aquel primer trabajo sino también del largometraje “Bolboreta, mariposa, papallona”Así que si quieres ver, varios años después, a alguno de los protagonistas de “Son de Galicia” no te pierdas “Bolboreta, mariposa, papallona” en Filmin, en este caso por tan solo 1,95€.

Mar Santos, una de las protagonistas de “Son de Galicia” en el 2003. Imagen extraída del documental.

 Años después al rodaje de “Son de Galicia”, Mar Santos y Tzeitel Rodríguez, ambas actrices de “Bolboreta, mariposa, papallona”. Imagen tomada durante el rodaje de aquel largometraje.

Desde que hice la fotografía de “Lluvia del Norte“, un documental de Leonor Miró también producido por Doble Banda, se me quedó grabada una frase de una de sus protagonistas Hakima Naji acerca de las mujeres resistentes marroquíes que, en los años cincuenta, habían luchado por la independencia de Marruecos y que no habían sido nunca reconocidas como resistentes y en cambio sus compañeros hombres si lo habían sido; la frase decía que al nombrar a esas mujeres con nombres y apellidos las estaba reconociendo al mundo.

Cartel del documental “Lluvia del Norte” dirigido por Leonor Miró. Diseñado por Gemma Martínez.

Hoy, recordando aquella frase de “Lluvia del norte” y salvando las distancias en lo que a derechos y lucha se refiere, pues a las personas que voy a nombrar sólo las nombro por lo que me han dado a mi, quiero hacer evidente con sus nombres y apellidos todo lo que han significado para que “Son de Galicia” exista:

Rubén Pazos, Carlos Peón, José Piñeiro, Manuel García, Adrián García, Angela García, María del Mar Santos, Yolanda Santos, José Manuel Queiruga, Ramón Queiruga,  Fco. Tomás Moreira, Manuel Mariño, Carmen Fernández, David Vilas, Amparo Calo, José Francisco Quintáns, Galiza Quinteiro, Carmen Maneiro, Marisa Abeijón, Laura Pouso, Cándido Aguilar, Fritz Andersen, Dora Barreiro, Rafael Barrera, Juan Manuel Ben, Guillermina Calo, Manola Calo, Tamara Calo, Jaime Castilla, José Manuel Castilla, José Manuel Castro, Natalia Ces, Mª José Ces, Sara Dios, Ramón Domínguez, Irene Fajardo, Tomás Fajardo, Sofía Fajardo, Antonio Fernández,  Fernando Luis Fernández, Mercedes Fernández, Blanca Filgueira, Mª José Filgueira, Cristina Fontan, Mª Cruz Freire, Ramón Freire, José María Fría, Juan Fuentes,  Angel García, Benito García, Carmen García, Concha García, Dolores García,  Paco de Leña, Mª Teresa García, Mabel González, Mª Teresa González, Mercedes González, Manuel Iglesias, Fabio Lamas, Victor Leis, Blanca Lema, José Manuel León, Manuel Leston, marcos Linares,  Josefa Mariño,  Mª Luisa Martínez, Beatriz Millares, José Millares, Mónica Paula Montero, Miguel Moreira, Mª de los Angeles Parada, Rosa Ana Parada, Olga Peinado, Adrián Pérez, José Pérez, Eladio Pérez, José Luis Piqueras, Rodrigo Queiruga, Xaquín Queiruga, Dolores Rentoso, Marcos Ríos, Ainara Rodríguez, Carmen Rodríguez, Andrea Romay, Jorge Romay, Alexandra Romero, José Romero, José Manuel Santos, Angel Manuel Seijas, Fátima Sieira, Martín Sobrido, María Carmen Suárez, Araceli tomé, Noelia Tomé, José Torrado, Juan Carlos Torres, Ramón Vaz, Mª del Carmen Vila, María Vila, Joam Vila e Inmaculada Viqueira.

Unos nos dieron sonrisas, otros nos acogieron en sus casas; una de ellas, Carmen Rodríguez Fajardo, compuso y leyó el poema “Lembranzas de Nena” con todo lo que ello significa en este documental; la banda de Gaitas Suevia nos dejó entrar a sus ensayos y compusieron con ello parte de la banda sonora junto a la maravillosa Coral de hombres de Porto do Son; José Piñeiro nos dejó pasar a su taller de ensueño, un rincón mágico donde construye parte del alma de la música gallega; no en vano, zamfoñas y gaitas virtuosas salen de sus manos; otros, además de darnos su opinión filmada, nos alimentaron con la calidad de los buenos restaurantes gallegos como Amparo, del bar Portonadelas y otros, no sólo nos alimentaron y nos cobijaron frente a la exquisita playa de Las Gaviotas como es el caso de Leon y Marisa del Hostal Leon, un precioso lugar donde detenerse a admirar Galicia, sino que también nos cedieron sus espacios y sus personas para ser filmados…

Bar Portonadelas en el pueblo de Porto do Son. Imagen extraída del documental “Son de Galicia”

Hostal Leon, situado en la playa de las Gaviotas. Imagen extraída del documental “Son de Galicia”

Un grupo de mujeres de la Cooperativa de Redeiras de Porto Sin nos enseñaron las artes de reparar redes y el Instituto de Porto do Son nos ayudó a encontrar a unos cuantos adolescentes muy activos como Adrián, Ángela, Mar, Rubén, Yolanda y tantos otros que nos ayudaron en ésta y en la película siguiente…

Adrián García uno de los adolescentes de la película y que formaba parte de la banda de gaitas Suevia de Porto do Son. Imagen extraída del documental “Son de Galicia”

Mar y Yolanda Santos, integrantes ambas de la banda de gaitas Suevia de Porto do Son y dos de las protagonistas de “Son de Galicia”. Imagen extraída del documental.

Y siguiendo con los nombres de  aquellas personas que nos ayudaron en el rodaje de “Son de Galicia”, Tomás, un admirado pescador, nos cantó de forma cautivadora mientras manejaba con destreza su barca; otros grandes marinos, como él, también expertos en las artes de la pesca, nos llevaron en el Novo Sideral a faenar y a medir los niveles de fuel en las aguas gallegas; en el bar Aproa, su gente nos invitó a pasar estupendas veladas nocturnas, con ricas conversaciones que se alargaban hasta altas horas… En aquel momento, el Bar Aproa creo recordar que no sabía de su continuidad, desde aquí un saludo a todas esas personas que tan maravillosamente nos atendieron. Carlos Peón, con su tremenda hospitalidad, del que, entre otras muchas cosas, recuerdo su amor por la vida y su pasión por la música, nos deleitó con su saber en las bonitas tertulias que mantuvimos en su casa; o Francisco Tomás, enseñándonos los entresijos de una lonja aunque, lamentablemente, en aquel momento, su funcionamiento no fuese el habitual debido al desastre del Prestige…

Barcos de pesca amarrados en el muelle principal del puerto de Porto do Son. Imagen extraída del documental “Son de Galicia”.

Carlos Peón, integrante de la banda de gaitas Suevia y uno de los protagonistas de “Son de Galicia”. Imagen extraída del documental.

Carmen Rodríguez mientras lee su poema “Lembranzas de nena” en la capilla de Porto do Son.  Imagen extraída del documental “Son de Galicia”.

También nombrar a Manuel Mariño y a los niños y niñas de la escuela unitaria de Serans que, de alguna forma, son el alma de la narración en Son de Galicia pues, como dice Francisco Queiruga en “Bolboreta, mariposa, papallona”, los niños de hoy serán los hombres del mañana y por tanto según la mirada de los niños, según la mirada que les ayudemos a construir, según las oportunidades de conocer y de mirar que les demos, el mundo irá en una dirección u otra.

Niños en la escuela unitaria de Serans. Imagen extraída del documental “Son de Galicia”.

José Piñeiro en el taller en el que construye las gaitas y las zamfoñas. Imagen extraída del documental “Son de Galicia”.

Por último, dos personas que antes de todo eso, ya en el momento de las localizaciones iniciales, nos ayudaron muchísimo, una de ellas cediéndonos su casa y ambas con sus conocimientos del terreno: Felipe y Gloria Diaz. Ellos son de los primeros en saber de nuestra intención de lanzarnos a esta aventura y en apoyarla. También, gracias a ellos arrancamos y ambas películas hoy existen.

Dos películas rodadas en o alrededor de las poblaciones de Noia, Queiruga, Porto do Son, Porto Sin, Nebra, Serans y Castro de Baroña, lugares todos ellos de una riqueza paisajística extraordinaria.

Si quieres ver parte de estos paisajes y conocer a alguna de sus gentes hace unos diez años puedes ver de forma íntegra y gratuita “Son de Galiciaaquí y si quieres ver a alguno de ellos, algo cambiados, con tres o cuatro años más a sus espaldas puedes ver “Bolboreta, mariposa, papallona” por sólo 1,95€ aquí en Filmín.

Instante 5 (Chantal Maillard y Carlos Skliar)

Como dije, hoy sin palabras; sólo el instante (cinco). En este caso y en muchos sentidos, inédito. Si quieres saber más acerca de estos instantes, puedes acudir a los artículos: Instante 1 (Chantal Maillard y Carlos Skliar) , Dos instantes más entre Chantal Maillard y Carlos Skliar y  Chantal Maillard y Carlos Skliar (Instante 4)

Y sólo citar estas dos referencias que se nombran en el instante 5

Imagen extraída de la web de las librerías Ojanguren.

Imagen extraída del blog un libro al día