Ya hace tiempo que quiero escribir otro artículo acerca del rodaje y la gente que hizo posible “Bolboreta, mariposa, papallona” pero como antes tengo la necesidad de hablaros de los antecedentes que originaron esa maravillosa aventura y para no retrasar mucho más el significado que tienen para mi aquellas personas que se dejaron la piel para que “Bolboreta, mariposa, papallona llegase a estrenarse en el año 2007 y fuese seleccionada en multitud de festivales como el de Karlovy Vary o el de San Sebastián, aquí os dejo esta fotografía de aquel maravilloso equipo técnico en la que no están todos los que son pero si son todos los que están. La fotografía esta tomada a las puertas del magnífico restaurante Hórreo, un lugar en el que se come de lo lindo y en el que, como toda la gente del pueblo de Porto do Son, nos cuidaron de maravilla.

Foto de equipo del rodaje “Bolboreta, mariposa, papallona” en la puerta del bar Horreo. Menudo marisco hay por aquella zona y que arroces con bogavante.

Cuando se acaban de cumplir diez años del desastre del Prestige, cuya primera fuga de fuel se detectó el 13 de noviembre de 2002, Galicia estos días vuelve a salir a la calle ante el juicio que se está llevando a cabo debido a las irregularidades y negligencias que se dieron en el pasado y que provocaron el hundimiento de aquel inmenso petrolero.

Fotografía de Miguel Navarro tomada en la costa gallega a una de las miles de voluntarias que desde finales de 2002 estuvieron haciendo todo lo posible por minimizar los efectos del desastre.

Aquel desastre, como escribí hace unos días en mi recién inaugurado blog, fue el germen que me movió, meses después del hundimiento y lleno de rabia e impotencia ante tal aluvión de imágenes y noticias descorazonadoras, a viajar a Galicia; en concreto a Noia y Porto do Son. Allí hicimos un documental titulado “Son de Galicia” producido por Producciones Doble Banda y centrado, como suele ser común en mi, más en la belleza y bondad de las personas que me acogen o nos acogen que en las desgracias que les rodean o que nos rodean. Aquel documental, que tanto tiene que ver con los orígenes de “Bolboreta, mariposa, papallona“, no llegó a estrenarse más que en el lugar donde fue rodado en su mayor parte, el pueblo de Porto do Son.

Con ese carácter de pieza casi inédita y deseando que, como casi todo lo que uno filma, este documental tenga su lugar en la mirada de otros, hoy lo hemos subido a Vimeo para que lo puedas ver de forma íntegra y gratuita. Aquí puedes verlo: “Son de Galicia“.

En relación a lo que fue el rodaje de aquel primer trabajo documental, desde aquí quiero agradecer personalmente a aquella gente de Galicia que, sin conocernos de nada, nos abrió los brazos, recién iniciado el 2003, con tantísimo cariño y con tanta dedicación, llegando incluso, muchas de aquellas personas, a ser los y las protagonistas no sólo de aquel primer trabajo sino también del largometraje “Bolboreta, mariposa, papallona”Así que si quieres ver, varios años después, a alguno de los protagonistas de “Son de Galicia” no te pierdas “Bolboreta, mariposa, papallona” en Filmin, en este caso por tan solo 1,95€.

Mar Santos, una de las protagonistas de “Son de Galicia” en el 2003. Imagen extraída del documental.

 Años después al rodaje de “Son de Galicia”, Mar Santos y Tzeitel Rodríguez, ambas actrices de “Bolboreta, mariposa, papallona”. Imagen tomada durante el rodaje de aquel largometraje.

Desde que hice la fotografía de “Lluvia del Norte“, un documental de Leonor Miró también producido por Doble Banda, se me quedó grabada una frase de una de sus protagonistas Hakima Naji acerca de las mujeres resistentes marroquíes que, en los años cincuenta, habían luchado por la independencia de Marruecos y que no habían sido nunca reconocidas como resistentes y en cambio sus compañeros hombres si lo habían sido; la frase decía que al nombrar a esas mujeres con nombres y apellidos las estaba reconociendo al mundo.

Cartel del documental “Lluvia del Norte” dirigido por Leonor Miró. Diseñado por Gemma Martínez.

Hoy, recordando aquella frase de “Lluvia del norte” y salvando las distancias en lo que a derechos y lucha se refiere, pues a las personas que voy a nombrar sólo las nombro por lo que me han dado a mi, quiero hacer evidente con sus nombres y apellidos todo lo que han significado para que “Son de Galicia” exista:

Rubén Pazos, Carlos Peón, José Piñeiro, Manuel García, Adrián García, Angela García, María del Mar Santos, Yolanda Santos, José Manuel Queiruga, Ramón Queiruga,  Fco. Tomás Moreira, Manuel Mariño, Carmen Fernández, David Vilas, Amparo Calo, José Francisco Quintáns, Galiza Quinteiro, Carmen Maneiro, Marisa Abeijón, Laura Pouso, Cándido Aguilar, Fritz Andersen, Dora Barreiro, Rafael Barrera, Juan Manuel Ben, Guillermina Calo, Manola Calo, Tamara Calo, Jaime Castilla, José Manuel Castilla, José Manuel Castro, Natalia Ces, Mª José Ces, Sara Dios, Ramón Domínguez, Irene Fajardo, Tomás Fajardo, Sofía Fajardo, Antonio Fernández,  Fernando Luis Fernández, Mercedes Fernández, Blanca Filgueira, Mª José Filgueira, Cristina Fontan, Mª Cruz Freire, Ramón Freire, José María Fría, Juan Fuentes,  Angel García, Benito García, Carmen García, Concha García, Dolores García,  Paco de Leña, Mª Teresa García, Mabel González, Mª Teresa González, Mercedes González, Manuel Iglesias, Fabio Lamas, Victor Leis, Blanca Lema, José Manuel León, Manuel Leston, marcos Linares,  Josefa Mariño,  Mª Luisa Martínez, Beatriz Millares, José Millares, Mónica Paula Montero, Miguel Moreira, Mª de los Angeles Parada, Rosa Ana Parada, Olga Peinado, Adrián Pérez, José Pérez, Eladio Pérez, José Luis Piqueras, Rodrigo Queiruga, Xaquín Queiruga, Dolores Rentoso, Marcos Ríos, Ainara Rodríguez, Carmen Rodríguez, Andrea Romay, Jorge Romay, Alexandra Romero, José Romero, José Manuel Santos, Angel Manuel Seijas, Fátima Sieira, Martín Sobrido, María Carmen Suárez, Araceli tomé, Noelia Tomé, José Torrado, Juan Carlos Torres, Ramón Vaz, Mª del Carmen Vila, María Vila, Joam Vila e Inmaculada Viqueira.

Unos nos dieron sonrisas, otros nos acogieron en sus casas; una de ellas, Carmen Rodríguez Fajardo, compuso y leyó el poema “Lembranzas de Nena” con todo lo que ello significa en este documental; la banda de Gaitas Suevia nos dejó entrar a sus ensayos y compusieron con ello parte de la banda sonora junto a la maravillosa Coral de hombres de Porto do Son; José Piñeiro nos dejó pasar a su taller de ensueño, un rincón mágico donde construye parte del alma de la música gallega; no en vano, zamfoñas y gaitas virtuosas salen de sus manos; otros, además de darnos su opinión filmada, nos alimentaron con la calidad de los buenos restaurantes gallegos como Amparo, del bar Portonadelas y otros, no sólo nos alimentaron y nos cobijaron frente a la exquisita playa de Las Gaviotas como es el caso de Leon y Marisa del Hostal Leon, un precioso lugar donde detenerse a admirar Galicia, sino que también nos cedieron sus espacios y sus personas para ser filmados…

Bar Portonadelas en el pueblo de Porto do Son. Imagen extraída del documental “Son de Galicia”

Hostal Leon, situado en la playa de las Gaviotas. Imagen extraída del documental “Son de Galicia”

Un grupo de mujeres de la Cooperativa de Redeiras de Porto Sin nos enseñaron las artes de reparar redes y el Instituto de Porto do Son nos ayudó a encontrar a unos cuantos adolescentes muy activos como Adrián, Ángela, Mar, Rubén, Yolanda y tantos otros que nos ayudaron en ésta y en la película siguiente…

Adrián García uno de los adolescentes de la película y que formaba parte de la banda de gaitas Suevia de Porto do Son. Imagen extraída del documental “Son de Galicia”

Mar y Yolanda Santos, integrantes ambas de la banda de gaitas Suevia de Porto do Son y dos de las protagonistas de “Son de Galicia”. Imagen extraída del documental.

Y siguiendo con los nombres de  aquellas personas que nos ayudaron en el rodaje de “Son de Galicia”, Tomás, un admirado pescador, nos cantó de forma cautivadora mientras manejaba con destreza su barca; otros grandes marinos, como él, también expertos en las artes de la pesca, nos llevaron en el Novo Sideral a faenar y a medir los niveles de fuel en las aguas gallegas; en el bar Aproa, su gente nos invitó a pasar estupendas veladas nocturnas, con ricas conversaciones que se alargaban hasta altas horas… En aquel momento, el Bar Aproa creo recordar que no sabía de su continuidad, desde aquí un saludo a todas esas personas que tan maravillosamente nos atendieron. Carlos Peón, con su tremenda hospitalidad, del que, entre otras muchas cosas, recuerdo su amor por la vida y su pasión por la música, nos deleitó con su saber en las bonitas tertulias que mantuvimos en su casa; o Francisco Tomás, enseñándonos los entresijos de una lonja aunque, lamentablemente, en aquel momento, su funcionamiento no fuese el habitual debido al desastre del Prestige…

Barcos de pesca amarrados en el muelle principal del puerto de Porto do Son. Imagen extraída del documental “Son de Galicia”.

Carlos Peón, integrante de la banda de gaitas Suevia y uno de los protagonistas de “Son de Galicia”. Imagen extraída del documental.

Carmen Rodríguez mientras lee su poema “Lembranzas de nena” en la capilla de Porto do Son.  Imagen extraída del documental “Son de Galicia”.

También nombrar a Manuel Mariño y a los niños y niñas de la escuela unitaria de Serans que, de alguna forma, son el alma de la narración en Son de Galicia pues, como dice Francisco Queiruga en “Bolboreta, mariposa, papallona”, los niños de hoy serán los hombres del mañana y por tanto según la mirada de los niños, según la mirada que les ayudemos a construir, según las oportunidades de conocer y de mirar que les demos, el mundo irá en una dirección u otra.

Niños en la escuela unitaria de Serans. Imagen extraída del documental “Son de Galicia”.

José Piñeiro en el taller en el que construye las gaitas y las zamfoñas. Imagen extraída del documental “Son de Galicia”.

Por último, dos personas que antes de todo eso, ya en el momento de las localizaciones iniciales, nos ayudaron muchísimo, una de ellas cediéndonos su casa y ambas con sus conocimientos del terreno: Felipe y Gloria Diaz. Ellos son de los primeros en saber de nuestra intención de lanzarnos a esta aventura y en apoyarla. También, gracias a ellos arrancamos y ambas películas hoy existen.

Dos películas rodadas en o alrededor de las poblaciones de Noia, Queiruga, Porto do Son, Porto Sin, Nebra, Serans y Castro de Baroña, lugares todos ellos de una riqueza paisajística extraordinaria.

Si quieres ver parte de estos paisajes y conocer a alguna de sus gentes hace unos diez años puedes ver de forma íntegra y gratuita “Son de Galiciaaquí y si quieres ver a alguno de ellos, algo cambiados, con tres o cuatro años más a sus espaldas puedes ver “Bolboreta, mariposa, papallona” por sólo 1,95€ aquí en Filmín.